Estimadas Madres, Padres y Apoderadas:

En el actual contexto que vive nuestro país, como comunidad educativa, nos encontramos preocupados y con la responsabilidad de compartir con todos ustedes ciertos hechos acaecidos recientemente, en donde se han visto involucrados algunos de nuestros estudiantes.

El día jueves 12 de marzo, un grupo de estudiantes, aproximadamente de cien, salió sin autorización del establecimiento, respondiendo a la convocatoria de manifestación de “Estudiantes Secundarios de la Comuna”. De acuerdo a la información mencionada, los estudiantes se dirigieron al Liceo San Pedro, donde provocaron desmanes, disturbios y rotura de neumático de vehículo perteneciente a una funcionaria de la institución. Luego, ocasionaron disturbios, desmanes y desmontaron una reja en el Colegio Arrayán. Posteriormente, se trasladaron al acceso del puente Llacolén, en donde se vieron involucrados en lanzamientos de piedras a Carabineros. Además, obstaculizaron el libre tránsito, mediante barricadas.

El día viernes 13 de marzo, nuevamente se retira un grupo de estudiantes sin autorización. Una parte de ellos se dirigió hacia el Liceo San Pedro, ocasionando disturbios, desmanes, apertura forzada de puerta y quebrazón de vidrios.

La información recibida de las instituciones afectadas da cuenta de la violencia con la que actuaron estos estudiantes, no sólo por la destrucción material, sino también por el momento de tensión generado.

Cabe señalar que nuestro establecimiento no comparte estos hechos, pues se contraponen con los valores institucionales que promovemos a través de nuestro Proyecto Educativo y Reglamento de Convivencia Escolar.

Estimados apoderados, así como nosotros continuamos con nuestra labor educativa, les solicitamos colaboración en la tarea formativa en cuanto a conversar y reflexionar con sus hijos(as) o pupilos(as) acerca de las graves consecuencias que tienen los actos que atentan contra el respeto y la seguridad de las personas, las instituciones y las comunidades educativas.

Velaremos por un justo proceso normativo institucional de los estudiantes que han estado directamente involucrados en estos hechos. Sin embargo, advertimos sobre las consecuencias legales a las que pueden estar expuestos nuestros estudiantes, según lo que establece la ley de responsabilidad penal juvenil y adolescente (Ley 20.084).

Es preciso mencionar que las clases se han desarrollado de acuerdo con lo planificado y con una mayoría de estudiantes asistiendo a ellas.

Atentamente,
La Dirección