Entre el viernes 8 y el martes 12 de mayo, diez “Comunidades de especialidades” se constituyeron virtualmente en la región del Biobío para dialogar y fortalecer su mirada profesional respecto al actual proceso de priorización curricular que atraviesa la educación.

Las distintas reuniones pedagógicas estuvieron a cargo de docentes líderes afines a las especialidades de:

1. Administración, coordinadora Karen Hormazábal.
2. Contabilidad, coordinadora Liliana Iturra.
3. Mecánica Automotriz, coordinadora Carolayn González.
4. Mecánica Industrial, coordinador Patricio Labraña.
5. Construcciones Metálicas, coordinador Roberto Morandé.
6. Electricidad, coordinador Julio Marín.
7. Electrónica, coordinadora Oriana Morales.
8. Atención de Enfermería, coordinadora Jéssica Fuentes.
9. Atención de Párvulos, coordinadora Ingrid Molina
10. Gastronomía, coordinador Jonathan Pastorini

En este primer ciclo de videoconferencias participaron alrededor de 190 docentes TP pertenecientes a establecimientos educacionales de las provincias de Arauco, Biobío y Concepción. En esta instancia el grupo de profesores tuvo la oportunidad de compartir experiencias de trabajo y opiniones sobre los desafíos que implica seleccionar aprendizajes claves. Además, recibieron la primera inducción del trabajo colaborativo para diseñar una propuesta de priorización curricular abordando el perfil de egreso de las especialidades.

Eduardo Osorio, especialista TP y coordinador general de las “Comunidades virtuales de especialidades” invitó a los docentes a “tener una mirada más general de los aprendizajes para favorecer la integración de ellos dentro de los módulos de especialidad”.

En tanto, los profesores convocados manifestaron sus agradecimientos a la Red Futuro Técnico Biobío por ofrecer estos espacios que son necesarios para resolver inquietudes, compartir conocimientos y comenzar a consensuar una propuesta.

Los siguientes pasos a seguir de las “Comunidades virtuales de especialidades” tienen relación con diseñar una propuesta de implementación curricular y de instrumentos de evaluación formativa, por ende, se espera que a partir de esta instancia la comunicación entre los profesionales se sistematice.