Con el objetivo de reflexionar y valorar importancia del derecho de las personas a vivir en un entorno limpio y amigable con el medioambiente, el Equipo de Historia, integrado por los profesores Sonia Opazo, Scarlet Martel, Tabita Hidalgo y José Montecino, ejecutaron en el mes de noviembre, el Encuentro de estamentos “Por un CEAT sustentable”.

La actividad se desarrolló en tres jornadas de concientización (6,20 y 30 de noviembre), con talleres de fortalecimiento de prácticas para desarrollo sustentable y generación de proyectos de acción en torno del mismo. La metodología fue activo participativo y estuvo a cargo de FUNDACIÓN EL ARBOL, organización sin fines de lucro, especializada en el trabajo con establecimientos educacionales visibilizar el problema medio ambiental a nivel global, nacional y local. Posteriormente, se realizó un taller dirigido por las especialista de la fundación, que ayudaron a entregar las herramientas a los participantes para generar proyectos de ejecución de desarrollo sustentable aplicables dentro del liceo, identificando focos de contaminación e impacto ambiental.

Luego, de que dada grupo de trabajo expusiera sus trabajo, el jurado, integrado por las profesoras Tabita Hidalgo y Sonia Opazo y 5 miembros de la Fundación El Árbol, evaluó cada proyecto, resolviendo que los proyectos ganadores fueron:

Primer lugar: Basureros reutilizados en el liceo y entorno.
Integrantes: Bryan Jara (2ªD), Constanza Arévalo (2ºG), Renata Valenzuela (2ºG) y Vania Kher (3ºE).

Segundo Lugar: Invernadero.
Integrantes: Elías Escobar (2ºC), Maximiliano Maldonado (2ºC), Maximiliano Torres (2ºC), Carlos Escuti (1ºE), Benjamín Espina (2ºF) y Marcelo Montecino (1ºD)

Tercer Lugar: Capacitación medio ambiental a docentes.
Integrantes: Nicolás Sáez (2ºA), Bárbara Sandoval (1ºE), Gerardo San Martín (2ºC), Joaquín Díaz (1ºA), Brian Jara (1ºC), Julián Machuca (2ºA) y Bastián Solis (1ºA).

Mención Honrosa: Espíritu de Compañerismo: Marcelo Montecino (1ºD).

Todos los premiados recibieron una planta medicinal de menta negra o de orégano, que estaban depositados en maceteros biodegradables que, al cabo de un tiempo y por las características del material (fibra vegetal), y en 5 años se va degrada y transformándose, lentamente, en materia orgánica, ya que a partir del primer riego o contacto con el agua que tiene la maceta se da inicio a este proceso. Además de estas plantas, el primer lugar tiene como premio el financiamiento para la ejecución de su proyecto a partir de 2019.